La pregunta, el conflicto

febrero 20, 2008

Ayer el profesor nos interrogó: ¿Qué idioma preferís para dar la clase, dado que hay algunos alumnos que no entienden catalán? El debate se saldó así: 33 catalán / 21 castellano. Justo cuando el maestro iba a dictaminar sentencia, estalló el debate. Pronto, se recurrió a la ley (el maestro es el que elige la lengua, etcétera) para que fuera él quien escogiera. Él se escurrió, era vasco, hablaba catalán con acento peculiar (cita literal) y creía que eramos suficientemenete mayores como para resolver nuestros problemas (ingenuidad, por otra parte, comprensible).

Tuve clara una cosa: la pregunta fue el conflicto. Nadie acostumbra a tener problemas cuando el profesor elige la lengua sin más, porque en los exámenes y apuntes cada cual puede emularle o hacerlo en catalán. En el debate se mezclaron los asuntos de bien mayor (la supervivencia del catalán, las universidades de Cataluña) con los de bien menor (la solidaridad, el altruismo). La lengua, vehículo de comunicación y expresión particular de los pueblos, fue el problema de la clase, fue la división. Hicieron aparición entonces la política, la solidaridad lingüistica, las obligaciones de cada país y el aprobado. Porque todo es por el aprobado. La desigualdad y el esfuerzo, no pueden repartirse, nunca, equitativamente.

The last book on mall

enero 1, 2008

 

Ah, el fin de año, maravilloso puente del que debe recalcarse su condición temporal a través de una dosis espacial y especial, seguro que me perdonan la obviedad del pareado. Mañana, de nuevo, un descanso a las once, con suerte, cogeré el libro, ya leído de Matheson, y allí en el mismo epicentro de la cantina releeré párrafos de las desventuras de Neville. Charlas algo rutinarias, mirar el diario local lleno de imbecilidades y tedio provincial, pero se mantiene intacto Neville. Como si Matheson fuera el autor de un libro capaz de sitiar a los demás muertos vivientes que atraviesan en el mall, como si el hijo pródigo de los discretos grandes autores tuviera el don de destintarme el rídiculo rojo d’equipe, y por unos momentos, en los que el descanso flota pero nunca se logra, salvarme de absolutamente todas las cosas que me rodean.

Se da la casualidad más o menos divina entre los motivos que laurean a la señorita Ana María Matute y lo que me parece tal fallo: asombroso y rebelde.

Still Crazy

noviembre 22, 2007

Günter Grass se une al abuelo Saramago y siguen ahí, haciendo lo que cualquier intelectual europeo con el Nobel de Literatura debe hacer, sobretodo después de confesar un pasado fascista tras una vida en el progresismo: aconsejar sobre el futuro de España. Un estado ibérico federal.

Gras se desculega con una frase más propia de Kundera: Tal vez no sea realizable, pero debería pensarse en ello.

Catástrofes Naturales

junio 19, 2007

En el blog de Jordi Hereu encontramos el título de post más revelador de los últimos días: Barcelona impulsa la construcción de 750 viviendas protegidas. (Traduzco y no sólo a la lengua me refiero) El ayuntamiento de Barcelona del PSC acaba de mutar en el ambiente. Ahora es Barcelona. Hay siempre una cuestión diferencial de fondo: cuando el territorio impulsa se diluye cualquier atisbo de política o ideología en la decisión, más bien como lo produce el ambiente sería cosa de la naturaleza. Harían faltan más metereólogos para prevenir las catástrofes naturales, quizá el próximo eufemismo (predigo una movida)  para los errores (de los) políticos.

Ruido Roto

junio 19, 2007

Y tras la muerte del proceso (la oficial, digo, el entierro: la autopsia fue en aquél parking) se postula un silencio del todo descorazonador. Callan todos cuando ven mermadas sus esperanzas. Y con esto no hablo de las de los defensores del proceso, a capa y espada. Me refiero a todas las esperanzas dipositadas en el proceso, que eran muchas y de muy diversa intención. Ante la vuelta a las armas, sólo queda callar y unirse. Faltaría más.

 Los gruñidos de los muchachotes de Libertad Digital y el Plural se quedan ahora afónicos: el escenario político, desierto de ideas y de realidad zizekiana, se convierte de nuevo en una larga marcha de ciclos entre simples y distintos actores. Es una cordialidad casi francesa.  

Wonder Men

junio 19, 2007

John Tones es lo más parecido a Grady Tripp que he conocido: la diferencia esencial, salingerianismos aparte, es que él escribe su bigger novel de 1.500 páginas en formato mensual.

 Los exámenes, concepto inventado por las mentes más perversas y con más ansias de poder de la Tierra, siguen su curso y me impiden tener tiempo para la nostalgia: se imponen en su lugar conceptos tales como el triunfo o el fracaso. Sosteníamos ayer, Lily y yo, que el aprovado sólo es social. Sostenía Tones que la universidad es inútil. Sostengo a diario la posibilidad de situarme como el loco alemán, más allá. Pero sólo la sostengo. En todo caso, los exámenes son una de las invenciones más inequívocamente humanas de nuestra historia.