Aurum y el ardor

febrero 21, 2007

El negocio es el negocio. Si es que matar a Bill fue idea de nuestros distribuidores, para que luego digan agoreros comunicadores, sufridores y alterados, que lo del libre mercado no funciona. La verdad es que no está muy asumido el concepto del todo, sobre todo en cuestiones eléctricas, pero aquí existe el espabilao. Claro que sí, hombre, les vendemos a los muchachos esta cosa en 2 partes y casi nada. Que vamos, es como vender el guernika por entregas. El negocio es el negocio.

Realmente lo importante es informar a los que parecen ser los responsables de la película. La cosa no puede quedar así y los responsables de la película deberían enfurecerse tanto como su público al ver vulnerada su obra artística que parte de la intención del programa doble como elemento que la hace especial. Pero ya se sabe que la península es de estadística y mangoneo y no de anglicismo ni extranjerito.

CRÓNICAS DE CAMPAÑA

octubre 18, 2006

En el mitín celebrado hace apenas media hora en Mataró, José Montilla ha dejado clara su reticencia a montar grandes actos multitudinarios y a apostar sobre seguro: educación  y economía para contrarrestar la marcada falta de carisma de la que es acusado por el líder de CiU Artur Mas.

El acto empezó con Joan Antoni Baron, alcalde de Mataró, que recalcó y destacó la ingente tarea del gobierno de Maragall,  bajo la atenta mirada del ya ex alcalde Manuel Mas. A continuación intervino el ahora conseller de educación Del Pozo que destacó la labor e introdujo las ideas que después recalcaría Montilla: inversión en las becas de los comedores, haciendo hincapié en los extremadamente pobres (refiriéndose a los inmigrantes extranjeros) y los relativamente pobres (refiriéndose a la población de aquí que tiene problemas económicos): dijo que la inversión mayor permitiría que no hubiese desigualdad ni olvido entre unos y otros.

Finalmente José Montilla empezó matizando que la gente quiere progreso y no quiere volver atrás (aludiendo a los 23 años que duró el pujolismo). Señaló los errores de Artur Mas como conseller en cap ya que el déficit con el que se encontraron los socialistas ha sido resuelto al menos en un 90%. Después reiteró las propuestas en educación, en seguridad ciudadana, y en economía. El acto terminó con Montilla asegurando un gobierno de mayoría socialista y el reto de conseguir la completa gratuidad de los libros de la educación obligatoria (6-16 años) durante los cuatro años de legislatura, y sin necesidad de acudir a notarios.

Fuera yacían aparcados varios Mercedes y al salir, el compadre y yo echamos una maliciosa sonrisa a los vehículos. Percibimos el tono de perfil bajo en cuanto a Montilla sobretodo por los eslóganes: Montilla president está en letras minúsculas y el Fets, no paraules (Hechos, no palabras) es una poco disimulada declaración de cómo el PSOE concibe a su candidato y su apuesta.