The last book on mall

enero 1, 2008

 

Ah, el fin de año, maravilloso puente del que debe recalcarse su condición temporal a través de una dosis espacial y especial, seguro que me perdonan la obviedad del pareado. Mañana, de nuevo, un descanso a las once, con suerte, cogeré el libro, ya leído de Matheson, y allí en el mismo epicentro de la cantina releeré párrafos de las desventuras de Neville. Charlas algo rutinarias, mirar el diario local lleno de imbecilidades y tedio provincial, pero se mantiene intacto Neville. Como si Matheson fuera el autor de un libro capaz de sitiar a los demás muertos vivientes que atraviesan en el mall, como si el hijo pródigo de los discretos grandes autores tuviera el don de destintarme el rídiculo rojo d’equipe, y por unos momentos, en los que el descanso flota pero nunca se logra, salvarme de absolutamente todas las cosas que me rodean.

Anuncios

One Response to “The last book on mall”


  1. Cuando dice ‘sin seudónimo’ se refiere a que aquí no posa, posa menos o posa siempre???

    Por cierto, no me gustó Soy leyenda (la última). Y todavía intento masticar el porqué. Le prometo un mail con la respuesta, aunque probablemente le dé razones macroecónomicas y, por lo tanto, de espíritu de los tiempos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: