NO EMPECEMOS A CHUPARNOS LAS POLLAS TODAVÍA

diciembre 17, 2006

Image Hosted by ImageShack.us

Es curioso que en un medio (el weblog) tan saturado de opiniones variadas que incluyen las consabidas  críticas, teorías, crónicas… abunde tan poco la pose meta y la pose de metablogs críticos. Cuando halago a Borjamari no lo hago porqué  reverencie cada una de sus reviews sino por la valentía y la soledad que acostumbran a rodear al pionero.

En definitiva que el objetivo de lograr un debate está todavía en su fase prenatal. La posibilidad está, pero la cosa deriva básicamente en.:

a)      Cadena de disparates personalizados por parte de atacante o agresor. No importa en realidad quién fue primero si uno de los dos no se toma la prudente distancia irónica que se más saludable. De aquí nacen los trolls, provocación automática y (bastante) aburrida.

b)      Una tragedia blogoesférica rollo tribal: ajuntarse como en la plaza para hacer frente a la disidencia es más fácil y sobretodo más seguro que rebatir con argumentos.

Pepo Pérez ha logrado en memorables ocasiones lo que yo añoro en otras: memorables debates, en los que participo encantado, de ideas. Y temática no falta: desde The Departed, Munich, hasta los Ultimates de Millar. Otro ejemplo que observo con bastante admiración es el blog de Vicente Luis Mora dónde se ha ido un paso más allá si cabe: será (o no) por las intervenciones de unas guest stars envidiables y también muy admiradas (Agustín Fernández Mallo, Eloy Fernández Porta, Juan Francisco Ferré, Ángel Zapata) y también otros bloggers y nicks de muy buen bagaje, en esa bitácora se ha logrado que leerse los comentarios sea tan apasionante y por ende, necesario como leer sus posts. Puro debate, ideas, que deriva en múltiples subtemas.

No se trata de llevar la contraria o de no poder asentir en los comentarios pero se trata de empezar a incitar al avance. ¿Harán falta desdoblamientos de seudónimos para que la gente se anime al campo de los metablogs? La respuesta quizá la tienen los observadores y lectores anónimos más avispados, en realidad lo que de verdad importa es el ego-blogger que no el blog en sí (el contenido y su herramienta) y el temor a ser herido.

Ese temor impide que se desarrollen con total normalidad críticos que reseñen con más o menos estilo las bitácoras y empiecen a ser y después a dejar de ser pioneros en una materia en la que andamos flojos: la aceptación del blog como exposición de una obra que puede ser objeto de crítica, sea negativa o positiva.

Es temprano pues, diría el señor Lobo, chuparnos las pollas señores. Y añado yo que se tranquilicen, nuestro ombligo va a estar sano y salvo digan cosas bonitas o feas de nosotros.

Anuncios

One Response to “NO EMPECEMOS A CHUPARNOS LAS POLLAS TODAVÍA”


  1. Saludos navideños…

    Creo recordar que se le podían enviar mails, Mr. Synger, pero no encuentro su dirección. Lo que quería contarle, preguntarle, exponerle, lo prefiero hacer en “privado”, si no le molesta, claro…

    Existiría la posibilidad de que este mensaje se autodestruyera? 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: