UN LINDO CABREO

diciembre 2, 2006

El otro día me insultaron[i] de una forma que logró conmoverme al cabo de un rato de ofenderme. El caso es que estaba yo comentando con una compañera la típica-anécdota-cinéfila-aparentemente-curiosa del Play it again Sam y termino la frase con un habré visto Casablanca más de once veces[ii] y entonces aparece la agresora[iii]y en un tono muy típico[iv] me suelta un largo discurso puntuado por los lugares comunes esperables: empieza con el palabro friki, continua con amargado[v] ya que lo sé todo[vi] y he estado toda la vida preparándome para ese momento[vii] y así hasta que cuando parece que se le acaba el ritmillo (las furias, las pasiones) se detiene. Me quedo pensativo y me limito a deletrearle la palabra prejuicio, para que la busque en el diccionario y después expongo el cabreo de rigor. ¡Pero aquí llega lo sorprendente! Acto seguido, descargada la rabia, supongo que llega el instinto social y la redención políticamente correcta: dibuja una precisa y perfecta sonrisa y dice perdona, insistentemente, y así hasta ganarse la disculpa (el alivio de conciencia) al cabo de un tiempo.

¡Qué fácil sería demonizar a esta mujer eh! Pues no hay nada de heroico ni en su inexplicable enfado ni en su disculpa posterior y de sabor impostado (pero sorprendentemente reiterativo, créanme)  pero ciertamente[viii]  también es una muchacha que seguro que no ahorra besitos con su pareja estable, que es una estudiante modélica de otros idiomas foráneos, una graciosísima bromista, una oportunísima salvadora con sus magníficos apuntes y una trabajadora disciplinada como pocas. Su catarsis, casi de niña pequeña indefensa ante una piruleta gigantesca, me llegó hondo: la delación de nuestros pequeños temores acerca de nuestras verdaderas posibilidades quedan, a veces, expuestos con claridad en el pataleo refunfuñón y en la sonrojada búsqueda de perdón (para no defraudar al gentío que asistió algo extrañado a su enfado) que viene justo después.


[i] Que tampoco es que sea un tema para este blog, pero si para una bitácora entera: everyday puyas la llamaría yo. Tendría un equilibrio emocional más logrado que en los de melancolía adolescente, siendo este último un género universal y respetado por mí (en serio).

[ii] Incomprensible porqué dije once: pero la mirada asesina de mi atacante ya se realizó cuando el profesor nos consultó el autor del Jarama: Sánchez-Ferlosio dije yo y un compañero. Así acaban los clásicos.

[iii] Decir el nombre, dar el perfil, ejecutar la venganza. Nunca seré Harry El Sucio ni un sosias del mismo: lo que importa es que ella  y yo ya hemos pactado una amable tregua de antipatía mutua que de momento funciona estupendamente.

[iv] Es ese tono de no-importa-que-no-te-conozca-una-mierda-porqué-yo-lo-sé.

[v] ¿Habrá visto American Splendor? ¿O es que en nuestra imaginería el freak modelo Napoleon Dynamite se ha impuesto?

[vi] Y así sin quererlo ella creyó que Sánchez Ferlosio y esa frase el pianista de Rick Blaine formaban un todo del universo. ¿No me dirán que no es en el fondo emotivo?

[vii] Ojo al dato: como si fuese un samurai que se prepara para su gran batalla, un Batman Begins, me he convertido en un freak tristón que se ha ocultado en su zulo hasta salir al exterior sobrecargado de conocimientos. ¡Esto sí que es el signo de los tiempos!

[viii] Ni ella era un malvado arquetipo obsesionado con la imagen ni yo el perfil que se pueda relacionar con facilidad en la palabra-común (gran y clarividente John Tones cuando lo mencionó) que es friki y ni este es el post-lamento que pueda parecer. Y dicho sea que friki se ha convertido en un término de Guerra Fría Social: lo que nos parece anómalo, distinto, indescriptible, es, simplemente, friki. También sirve como término designador de lo Underground por los que no conocen la palabra Underground: mira que friki soy tio jugando/viendo/masturbándome con a mi/con mi/con mis  (inserte el nombre de su consola, saga, playmate). El caso es que Todd Solondz es, citando las wise words del Sr. Costa, un gran humanista que va muy bien para entendernos a todos un poco más.

Anuncios

2 Responses to “UN LINDO CABREO”

  1. Danae Says:

    Mmmmm. Buena marca. Lo has conseguido en apenas dos meses de universidad. Claro que, sin quitarte mérito, hay que tener en cuenta que en la UAB es algo más sencillo. En fin, envidio tu capacidad para tomarlo con sentido del humor. De hecho, tienes mucha razón, es conmovedor. Conmovedor y reconfortante, ya lo creo.

  2. lauzier Says:

    “El caso es que Todd Solondz es, citando las wise words del Sr. Costa, un gran humanista que va muy bien para entendernos a todos un poco más”. Esto me parece enorme. Y estoy de acuerdo, zí zeñor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: