UN LIBRERO

octubre 5, 2006

Seré breve en mis apuntes, aunque no quiero hablar mucho de mí (que los diarios anónimos, a veces, tienden a las pajas, y estas son preferibles en la intimidad). Cuando era un niño, de once años, descubrí a los clásicos gracias una librería de segunda mano en la que empecé con los viejos cómics y terminé liado con Stevenson, Dumas, y las pulp fictions. Guardo mi viejo ejemplar de El sueño eterno, novelita que leí por vez primera a los doce años como un tesoro. La librería cerró y pasó a la venda de Internet, aunque yo nunca lo supe, me jodió porqué estaba cerca de casa.

En  mi misma calle me entero que el mismo señor abre de nuevo otra librería. Cambia el concepto: ya no son gangas de segunda mano. Se llama todo ahora la asociación cultural Libro Vivo. Esta vez se trata sólo de intercambio de libros. Pero sin fechas. Ni consumismos. Si dejas uno y te llevas tres no pasa nada. Primero el asombro, después darles un hogar a esos asquerosos libros que nos hacen leer en el instituto (y tal) y ahora poder darles cobijo a Bioy Casares, Soriano, Vila-Matas, Dickens, Carroll, Beckett, y una rarísima edición de Buen día tristeza de Sagan (y muchísimos más que han venido y vendrán).

Abundan ahora los best sellers (que vienen de fuera claro) y yo ahora, trabajo ayudando a este señor (Josep Rogés), y por primera vez señores me encuentro involucrado (no creo que sirva esto de precedente) en algo de lo que si vale la pena dedicar tiempo (tras leer, escribir, etc… , etc… y .. emm.. ir a clase, claro). Un hombre que dona por la cara gran parte de su deliciosa colección al intercambio y borra de la cultura (y abundan de todo: naives libros de espiritismo, viejas noveluchas pulp hispánicas con seudónimo y eso primerísimas ediciones de clásicos) el precio.

Rogés que ya ha donado quince mil ejemplares (y más que donará) me ha hecho admirar algo: él no confía en los coleccionistas, sólo en los lectores anónimos (y de paso, recoge los libros huérfanos). Y personas como esta, como diría Ike Davis, hacen que la vida valga más la pena.  Nada más, que tenía que decirlo.

Anuncios

2 Responses to “UN LIBRERO”

  1. mycroft Says:

    Una iniciativa encomiable en estos tiempos…

  2. lauzier Says:

    Qué maravilla, Alvy. Tengo que ir un día a Barcelona; eso no me lo puedo perder. Un fuerte abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: